BUSCAR en este Blog

jueves, 18 de junio de 2015

John Kaminski - Votando por los Verdugos



     Presentamos en castellano el siguiente artículo (Voting for Your Own Executioner) del señor Kaminski que fue publicado hace dos días en el sitio therebel.is. Se trata de una nueva crónica o análisis de la situación estadounidense, que, como se comprenderá, de algún modo tiene validez casi universal, por cuanto los instigadores de la misma están presentes (aunque no siempre visibles) en todas partes.

¡Votando por Vuestro Propio Verdugo!
por John Kaminski
16 de Junio de 2015



Las fabricadas farsas de terror prometen la muerte
para cada uno y señalan el final de EE.UU.


     En este punto en el tiempo, el mito de Estados Unidos como un país bueno y decente se ha visto en gran parte vaporizado por la constante traición de sus propios ciudadanos y sus interminables ataques contra el resto del mundo. Quiero decir, con unos dirigentes que supervisaron la demolición de sus dos edificios más altos como un pretexto para hacer la guerra contra el mundo, que abandonó a su propia gente al enviar deliberadamente la mayor parte de sus empleos hacia el extranjero, y que, finalmente, está a punto de acorralar y eliminar a todos sus disidentes en nombre de unas falsificadas amenazas de terrorismo, ¿cómo podría alguien con un cerebro que le funcione prestar algún grado de apoyo a este monstruo político en Washington que clara y deliberadamente se está comiendo su propia cola?.

     Y para hacerlo absolutamente claro, ¡que está destruyendo deliberadamente a su propio país a petición de una demoníaca potencia extranjera!.

     Una descripción que ha llegado hasta nosotros desde los anales de la Historia antigua calza perfectamente con todas estas atrocidades a esta altura ya familiares, estas invasiones y masacres flagrantes que han sido anunciadas como nobles victorias por los fatuos psicópatas que se han apoderado de la dirección de Estados Unidos.

     Las palabras pertenecen al historiador romano Tácito. Ellas describen los resultados de los hechos de su suegro Agrícola, el gobernador romano de Gran Bretaña hace dos mil años. Éstas son palabras escalofriantes, palabras que se han convertido en la trágica herencia de Estados Unidos.

     «Paso a paso ellos fueron llevados a cosas que predisponen al vicio, a la ociosidad, a los baños y a los banquetes elegantes. A todo esto, en su ignorancia, ellos lo llamaron civilización, cuando era parte de su esclavitud».

     Lo que sigue es la parte más famosa de la cita, que ha sido aplicada muchas veces a trágicas "victorias" militares a través de toda la Historia, pero nunca más apropiadamente que al desinhibido comportamiento rapaz de EE.UU. en todo el mundo durante la mayor parte del siglo pasado.

     «Devastar, matar, usurpar bajo falsos títulos, todo esto ellos lo llaman el Imperio. Ellos hacen un desierto, y lo llaman paz».

     La firma arquetípica de esta imagen es, por supuesto, Gaza, el símbolo duradero de lo que los judíos han hecho y están haciendo al mundo. Pero aquella vomitiva escena está siendo inexorablemente sustituída por imágenes de devastadas ciudades estadounidenses, Detroit en particular, una arruinada metrópolis abandonada por las fuentes extranjeras de dinero y dejada como un angustioso monumento al legado de cínica hipocresía de Estados Unidos, y a su disposición a traicionar a sus propios ciudadanos y dejarlos desmoronarse en su propio excremento.

     A través de todo este deterioro, la mayoría de los ciudadanos estadounidenses sigue actuando como si nada realmente estuviera equivocado, razonando que "no sirve de nada preocuparse de cosas que usted no puede controlar". El nivel de la educación estadounidense nunca ha sido más bajo. Inconscientes de su propio destino inminente, ellos todavía creen lo que leen en los periódicos.

     Esta abdicación masiva de responsabilidad es un símbolo no sólo de la estudiada indiferencia que ha sido imbuída en las mentes de los estadounidenses mediante su sistema educativo deliberadamente disfuncional, sino también de su confianza en un sistema mediático que es poseído por la misma gente que ha socavado y ha saboteado a EE.UU. a través de toda su historia, pero más especialmente a lo largo del siglo XX, después de que los judíos lograron instituír la Reserva Federal y el impuesto a la renta, que les permitió comenzar la Primera Guerra Mundial y comenzar un siglo de saqueo secreto que se ha revelado ahora como fatal para la república.

     De hecho ha sido la confianza del público en los medios de comunicación lo que no sólo ha permitido que ellos hayan perdido el contacto con las riendas del poder, sino que también ha permitido que su salud esté seriamente comprometida por aceptar y usar productos que han sido anunciados, pero que años más tarde se han demostrado como dañinos, si no fatales. Los medios públicos de comunicación en Estados Unidos han dado a los estadounidenses una visión totalmente falsa de la realidad y han causado las muertes innecesarias de millones de personas, tanto dentro como fuera del país.

     Sobre todo, la confianza en los medios públicos de comunicación ha permitido que los candidatos para Presidente sean elegidos por los traidores que dirigen los medios de comunicación, quienes entonces empujan a estos criminales bien controlados por las gargantas de los votantes para garantizar que el Gobierno nunca funcione en beneficio de la población general, sino sólo de los financieros que mantienen impotente y empobrecida a la mayoría.

     Escoja a un candidato, cualquier candidato, todos los candidatos. Todos ellos están fuertemente predispuestos a matarlo a usted, a matar a cualquiera que los banqueros les digan que maten.

     ¿Cuánto tiempo transcurrirá antes de que entendamos que nuestros supuestos líderes son realmente nuestros carceleros? Y no sólo eso. Ellos son asesinos psicopáticos, preparados y dispuestos a matarnos, ya que están impacientes por aniquilar a miles, si no millones, por todo el mundo. ¡Qué grave error! Nos disponemos a votar por nuestros propios verdugos.

     ¿Cuánto tiempo transcurrirá antes de que entendamos que no tenemos absolutamente ningún control sobre quien resulte elegido? Nosotros no escogemos a los candidatos, ¡ellos lo hacen! Ocurre lo mismo con las leyes que ellos aprueban. No tenemos opinión, no tenemos voto. Y tampoco ningún control sobre las leyes que ellos quebrantan, tampoco.

     Sólo piense durante un minuto en la última ley que ellos aprobaron y que nosotros realmente queríamos que hubiera sido aprobada. Es mucho más fácil recordar alguna abominable ley que nunca en nuestras vidas quisimos ver aprobada. La Trans Pacific Partnership (TPP) es simplemente la última en una larga línea de medidas represivas —la NDAA, la Ley Patriota, la muerte de la Ley de Libertad de Información— que la gente corriente nunca quiso o pensó que eran necesarias.

     ¿Cuán estúpido tiene que ser usted como para no saber que una ley que ellos no le dejarán leer antes de su aprobación es una ley que nunca debería ser aprobada?.

     El TPP es el final de toda la participación pública en los mecanismos de gobierno.

     Ellos nos ponen grilletes con guerras inexcusables, leyes restrictivas y castigos financieros por todo; pero ¿qué nos dan ellos? Ciertamente ni siquiera seguridad ante sus propios complots de terrorismo.

     Estados Unidos está ahora y siempre ha estado en el lado equivocado de todas las guerras, matando a gente inocente para hacerlos conformarse a los deseos de los banqueros internacionales. No se engañe: los banqueros internacionales son judíos. Los líderes religiosos judíos autorizan el robo y el asesinato de todos los no-judíos en el mundo. No trate de decir algo diferente. Usted estaría mintiendo.

     Hemos enseñado a nuestros policías a matar a niños y animales domésticos por ninguna razón válida.

     Enseñamos a los niños perversiones sexuales al comenzar su enseñanza primaria. Les enseñamos cómo usar un condón años antes de que ellos tengan algún pensamiento sobre el sexo. Quizás esto es para prepararlos para ser violados por aquellos monstruos que están creando esta insana situación.

     No hay ninguna amenaza a la seguridad interna en Estados Unidos. No hay ningún terrorista que esté al acecho detrás de cada arbusto, sino sólo lacayos desesperados contratados por la FBI para representar su propia rabia por sus vidas fracasadas, para ser exhibidos ante el público en juicios-espectáculos para reforzar la idea de que presentar una defensa es inútil. La principal amenaza a la seguridad interna es el Gobierno, cuyos empleados para la aplicación de la ley crean las amenazas que ellos luego afirman solucionar, y luego sostienen que se necesita un gran esfuerzo para frustrar estas amenazas artificiales y falsas, requiriendo cada vez nuevas restricciones a la libertad, y más represivas.

     (El tiroteo en) Sandy Hook fue un acontecimiento fraudulento, que usó a actores de crisis, policías corruptos y fotografías de niños de generaciones anteriores. Adam Lanza ni siquiera existió. Ningún niño fue muerto. Los policías mintieron acerca de todo. Y los medios de comunicación —los prostituídos y totalmente no fiables medios judíos de comunicación— siguieron el juego, manteniendo la ficción de que EE.UU. es un país libre y no una prisión gigantesca de inocentones engañados totalmente controlados mediante comodidades materiales, una grosera hipocresía y drogas prediseñadas.

     Sandy Hook fue un acontecimiento casi tan real como Osama bin Laden siendo sepultado en el mar, o como los dos jóvenes engañados que fueron culpados por el bombazo en la Maratón de Boston, siendo que miembros uniformados de "The Craft" fueron vistos por millones organizando este "ejercicio hecho realidad".

     Todos estos acontecimientos han demostrado que este Gobierno fuera de control puede arrestar a quienquiera que desee, juzgarlo en tribunales ilegales y ejecutarlo, todo sin la más mínima evidencia, y en muchas ocasiones sin un proceso.

     El siguiente voto que usted deposite para Presidente probablemente será para vuestro propio verdugo, para la persona que probablemente será responsable de vuestra propia muerte. Todos estos principales candidatos que son tan repugnantemente promovidos por los repugnantes medios predominantes de comunicación están en el bolsillo de millonarios israelíes, y los libros sagrados judíos ORDENAN a sus creyentes que maten o esclavicen a todos aquellos que no son judíos.

     Entonces, ¿piensa usted que Hillary o Jeb van a preocuparse en lo más mínimo por vuestra vida, cuando hacer aquello podría poner en peligro los millones de dólares que llegan a ellos de sus titiriteros israelíes escandalosamente ricos?.

     Hay muchos modos diferentes de matarlo a usted. Las atrocidades médicas y los alimentos genéticamente modificados han garantizado ya la desfiguración de las futuras generaciones, que es precisamente lo que los planificadores querían que ocurriera.

     Policías irrumpiendo por vuestra puerta principal sin ninguna razón particular y matando a vuestro perro y quizás a usted mismo, parece ser una nueva tradición estadounidense, sin duda basada en los policías norteamericanos que están ahora siendo entrenados en Israel.

     Andrew Breitbart, un conservador, fue asesinado con una especie de dardo provocador de un ataque cardíaco, y esto, junto con los accidentes de avión, son tratamientos populares para aquellos que se oponen efectivamente al Nuevo Orden Mundial judío.

     El hecho de que usted no haya explotado en una rabia violenta contra todas estas atrocidades es la prueba de vuestra drogada parálisis que le impide actuar incluso en favor de sus propios mejores intereses. Cuando ellos vengan a matarlo, usted ni siquiera se defenderá, ¿verdad?.

     Los bandidos más sucios en toda esta traición son los escritores que simulan ser portavoces elocuentes de la oposición, pero que no poseen el coraje para contar la historia entera, y dejan fuera toda mención de los judíos en sus ecuaciones. Esta clase de falsa crítica realmente beneficia a los judíos porque esto posteriormente debilita a EE.UU. mientras deja a los judíos ocultos detrás del escenario, que es donde les gusta estar mientras sabotean y desfiguran todo lo que ellos aún no poseen.

«Ellos hicieron un desierto y lo llamaron paz».

     Esto es lo que los judíos anuncian como su plan mundial, para unir al mundo entero en un "esquema de Ponzi" brutalmente pervertido donde nadie confía en nadie, de modo que una genuina comunidad nunca pueda existir sino sólo la lealtad a rabinos enfermos que violan a pequeños muchachos y asesinan a ancianos e inocentes para que ellos puedan robar sus órganos.

     Algunos judíos intentarán decirle a usted que no todos los judíos se comportan de esta forma, pero los judíos mienten sobre todo, todo el tiempo. ¿Sabía usted?.

     ¿Qué fue de todos aquellos juramentos de defender la Constitución, aquello que George W. C. Bush alguna vez infamemente llamó "ese maldito pedazo de papel"?.

     Eso no significó nada para ellos cuando prestaron aquellos juramentos, y esto no significa nada para ellos ahora. Toda esta gente es apoyada entusiastamente por los judíos.

     Y cuando usted deposite su siguiente voto (si usted es todavía lo bastante estúpido como para votar), piense con fuerza en si su opción va a ser la misma persona que va a provocar vuestra muerte, o la muerte de alguien que usted conoce y ama, en algún momento pronto en el futuro muy cercano.

     El Gobierno estadounidense fue totalmente cómplice en las muertes de las aproximadamente 3.000 personas en la ciudad de Nueva York el 11 de Septiembre de 2001, en un crimen que fue principalmente organizado y ejecutado por judíos. ¿Realmente piensa que matarlo a usted porque usted se ofendió por el comportamiento criminal de ellos va a preocuparlos en lo más mínimo?.

     Esto es en lo que Estados Unidos se ha convertido, gracias a la influencia de los judíos, que poseen a los políticos, los periódicos y vuestra cuenta bancaria. Ignore a todos los escritores que fingen estar escribiendo acerca de nuestros problemas mutuos pero que no mencionan a los judíos, porque, a sabiendas o no, ellos están trabajando para esos monstruos que tienen en mente matarnos a todos nosotros.–




1 comentario:

  1. De una claridad meridiana. Desgraciadamente la gente está drogada. No reacciona. Los van a estar matando y van a seguir pensando que Hitler mató 6 millones. Estamos viviendo la más horripilante película de terror.

    ResponderEliminar