BUSCAR en este Blog

miércoles, 1 de marzo de 2017

John Kaminski - El Misterio de los Filisteos



     En el sitio therebel.is se publicó ayer el siguiente artículo de John Kaminski (Mystery of the Philistines) que, aparte de aludir a la realidad estadounidense inmediata, hace referencia al trabajo de un rumano, el erudito Constantin Olariu Arimin, que habla acerca del maltrato y el final del antiguo pueblo de los filisteos a manos de los indeseables Ivrits en la antigua Palestina. El señor Olariu Arimin está empeñado en rescatar y conservar la antigua identidad rumana, para lo cual, hasta donde sabemos, ha escritos diversos textos breves. Otro artículo de Kaminski donde menciona y cita al autor rumano fue publicado aquí en Julio de 2016 (Cosas que Usted Debería Saber).


EL MISTERIO de los FILISTEOS
por John Kaminski
28 de Febrero de 2017



La fórmula que los judíos usan para derrocar las sociedades


     Pocos valiosos estadounidenses poseen la fortaleza interior para comprender que a través de toda nuestra historia reciente el poderoso ejército estadounidense, pretendiendo ser los tipos buenos, realmente han asesinado en masa a los tipos buenos. El pueblo estadounidense —cegados sus ojos por las mentiras judías— creyó que sus muchachos eran nobles héroes. En realidad ellos eran asesinos verdaderamente insanos que siguieron órdenes de cínicos psicópatas, perpetrando la injusticia de parte de los banqueros internacionales.

     ¡Piense en ello! Qadafi, Sadam, Hitler. Todos ellos eran héroes para sus propios pueblos, y fueron sin embargo vilipendiados por la prensa judía, que controla los pensamientos del mundo occidental. Todos ellos fueron bombardeados hasta convertirlos en añicos, y sus países fueron destripados por la máquina de guerra judía estadounidense (que tiene a generales judíos enviando a sus lemmings goyim a sus muertes).

     Todo este tiempo, desde la invasión de las Filipinas a finales del siglo XIX hasta el bombardeo de Yemen que continúa ahora mismo, Estados Unidos ha permanecido como el regalón de los medios judíos de comunicación, tal como Gran Bretaña lo fue un siglo antes, asesinos múltiples imprudentemente errantes que afirman ser los protectores del mundo.

     Tal como lo ha hecho durante miles de años, esta red kosher de engaño sádico ha asfixiado los procesos de pensamiento de la Humanidad, y ha creado un pútrido panorama de corrupción, destrucción y engaño para cada uno. La gente y las naciones que permanecen inconscientes de los venenosos tentáculos de las finanzas judías pronto sucumben, estafados por su fórmula probada en el tiempo de ahogar a los prestatarios con interminables pagos de intereses. La gente pierde su propiedad primero, y luego sus vidas.

     Me gustó la idea de Trump acerca de tener buenas relaciones con Rusia. Tenía sentido, al menos a corto plazo. A largo plazo eso podría ser realmente una mala noticia para el resto del mundo. Pero lo que casi nadie comprende es que los judíos han trabajado a través del tiempo para poner cuñas entre las naciones Blancas, sociológicas bombas de tiempo martilladas en casa por sediciosos medios judíos de comunicación que consiguen que países Blancos se ataquen unos a otros.

     Sitio del nido más poderoso de judíos en el mundo, Inglaterra siempre ha envidiado la brillantez creativa de los alemanes. A la vez que imitaron sus estructuras educacionales, los ingleses vilipendiaron y destruyeron completamente a los alemanes porque ellos no podían superarlos. Hoy Alemania es un lobotomizado clon judío. Pero entonces, Gran Bretaña había sido convertida en un robot judío con la revolución de Cromwell en el siglo XVII. Los banqueros judíos de Inglaterra destruyeron Francia mucho antes de que ellos se pusieran a devastar a Rusia. Y ahora ellos han estado succionando la sangre del hinchado cadáver estadounidense durante más de un siglo.

     ¿Por qué la sensación de pánico entre los habitantes del Estado Profundo, que prosperan con sobornos de la misma gente que puso a las naciones Blancas unas contra otras? Y luego ellos miran con satisfacción a medida que esas engañadas entidades se destruyen unas a otras. ¿O esto es sólo un acto destinado a pintar a Trump como un cruzado patriota que con la otra mano da a Israel todo el poder militar que solicita?.

     El tiempo, y no mucho más de él, contará el cuento.


Los Estafadores Nunca Mueren.
Ellos sólo Siguen Engañando a la Gente

     Constantin Olariu Arimin, un antiguo cronista de las antiguas civilizaciones de Europa del Este, identificó la fórmula que ha hundido a las naciones durante miles de años en su monografía "Los Filisteos/Cananeos (Palestinos)":

https://archive.org/details/ThePhilistinescanaanites

     Él escribe:

     «Y si los egipcios estuvieron en guerra con los "malos" filisteos, me gustaría preguntar a los poderosos hebreos que se elogian enormemente a sí mismos, ¿dónde estaba su famoso rey Shlomo/Salomón y toda su "honorable" gloria si las fuentes históricas presentaron sólo a palestinos o a los filisteos en aquellos lugares y tiempos y ningún signo u olor de los carbonizados hebreos inventados sólo muchos siglos más tarde?» (p. 7).

     En otras palabras, ¿dónde está esta nación judía en la Historia antigua?. ¿Y por qué no hubo prácticamente nada alguna vez escrito sobre ella?.

     Constantin cree que una tribu largamente olvidada de Europa del Norte fue una de las primeras víctimas del parásito siempre amenazante que controla nuestro mundo hoy. Él escribe:

     «Incluso la palabra Palestina, que es el nombre griego para aquella región, proviene de palabras encontradas en la lengua de la población Arimínica/Geta que se instaló en aquellas regiones, en una época que no podemos señalar exactamente.

     «Esas palabras significan un grupo de ángeles, o la gente creada por ángeles: polei en rumano significa ángeles, las criaturas celestiales encontradas en los cuentos de hadas rumanos, y stînă, el lugar de reunión para ovejas y pastores» (p. 11).

     Constantin etiqueta a los eternos bandidos de la Tierra como Ivrits, que es el término para los hebreos en la lengua hebrea. Él escribe:

     «Cuando los Ivrits comenzaron a componer sus pequeñas historias llenas de asimilaciones, hechos cómicos y montones de mentiras llamadas la Torá y el Talmud, ellos absorbieron un poco de la cultura religiosa de los filisteos, porque aquéllos eran los nativos y porque los filisteos tenían un nivel de vida muy superior al de su propia gente. ¡Los Ivrits no era nada más que un montón de sinvergüenzas y salvajes! Pero ellos también avariciosamente se alimentaron de la gran cultura egipcia, y como un grupo de gatitos malhumorados, apagaron su sed de la cultura persa Zoroastriana, o de dondequiera que sus necesidades o deseos de hacer dinero los hicieran ir» (p. 11).


Desconocidos en las Fuentes Antiguas

     Los Ivrits, insiste Constantin, escribieron sus historias mucho después de los hechos, y sin ninguna base en absoluto.

     «Cualquier cosa que nos haya sido presentada como "revelaciones y profecías" de los Ivrits, comenzó a mediados del siglo V a.C., pero la mayor parte de sus fabricadas historias fueron ciertamente un producto de su imaginación creadas entre el siglo III a.C. y el siglo I d.C., cuando ellos comenzaron a tener revelaciones como locos, y a tramar rebuscadas y desvergonzadas mentiras (p. 11). (...)

     «A principios del siglo IV a.C. todos ellos se volvieron tan locos después de ser amamantados una y otra vez por Satán, que comenzaron el risible espectáculo de la circuncisión, diciendo que ellos eran de hecho los únicos elegidos del pequeño Yahvé, el Diablo mismo, que tienen que gobernar sobre el mundo entero y robar a toda la Humanidad.

     «A fin de entender mejor la historia de aquellas regiones del mundo, es muy importante para mí para indicar el hecho de que ni los hititas, cuyo Estado existió hasta mediados del siglo XII a.C., ni los egipcios recuerdan a los Ivrits en sus fuentes, mientras que los cabiros y/o los cananeos son mencionados durante cientos de años en ambas fuentes, hasta el siglo I de nuestra Era» (pp. 15-16).

     Los Ivrits, insiste Constantin, llegaron a ser "una secta de rencor, odio y hostilidad".

     «Aquí es obvio cuán venenosas y odiosas son las escrituras de los Ivrits. Esto ha sido de hecho una característica de todas sus escrituras desde el retorno de sus dos fanáticos, Esdrás y Nehemías, hacia el final del siglo V a.C., que formularon de nuevo todas sus viejas ideas mosaicas y las transformaron en un culto lleno de rencor, odio y hostilidad contra toda aquella gente que no estaba circuncidada, y así es como ellos han permanecido hasta ahora (p. 19). (...)

     «Esa acción de deshacerse de los filisteos es descrito en 2º Samuel 3:14 como sigue: "Y David envió mensajeros a Ish-bosheth, hijo de Saúl, diciendo: Devuélveme a mi esposa Mical, con la que me casé a cambio de cien prepucios de los filisteos".

     «La mutilación de los filisteos por los Ivrits, que quisieron convertirlos a la religión mosaica por la fuerza, era un plan a largo plazo, uno fanático, hasta que ese pueblo y su religión desaparecieron para siempre de Palestina a principios de nuestra Era, como lo demuestran las escrituras de Qumrán.

     «Antíoco IV (175-164 a.C.), el rey macedónico de Siria que gobernaba Palestina en aquel tiempo, oyó hablar acerca de los actos horribles de los Ivrits contra los filisteos y otras tribus, y en 168 a.C. él les prohibió practicar el culto mosaico, la circuncisión y la lectura de la Torá. La respuesta inmediata fue una "guerra civil" que poco después se convirtió en un levantamiento conducido por Judas el Macabeo y sus hermanos» (p. 30).


La Lascivia Sustituye a la Piedad

     «Sus historias encontradas en el Talmud no son sino mentiras insignificantes o bien muy gordas, que ellos han afirmado que son sagradas y verdaderas revelaciones enviadas sólo a ellos por Yahvé, ¡pero ellas nunca podrían ser confirmados por la Historia! Por eso los Ivrits (y más tarde los jázaros) consideran que ellos no necesitan la Historia a fin de escribir un relato de su propia existencia, y ellos creen que nadie tiene el derecho de contradecirlos, porque quienquiera que haga eso ¡es acusado de anti-judaísmo!» (p. 30).

     La fórmula de los Ivrits para capturar naciones consistía en tres serias maniobras sociales.

     «Este primer método criminal fue practicado por los Mosaicos en los siglos I y II de nuestra Era, recordado por Saúl/Pablo en Gálatas 6:12-13: "Los que tratan de obligarlos a ustedes a circuncidarse lo hacen únicamente para dar una buena impresión y evitar ser perseguidos por causa de la cruz de Cristo. Pero ni siquiera los que se circuncidan cumplen todo lo que la ley dice. En cambio quieren que ustedes se circunciden, para gloriarse de haberlos obligado a ustedes a llevar esa marca en el cuerpo"» (p. 31).

     Hoy ésos son los rabinos que muerden las puntas de los penes de los bebés, y crean una escena de pesadilla en el cerebro de un niño que dura toda una vida y lo hace obediente a los enajenados caprichos homosexuales de las figuras masculinas de autoridad. Ésa es la puerta de entrada a los titulares de la sórdida esclavitud de niños que dominan los medios de comunicación hoy. La retorcida predilección de los Ivrits por la circuncisión era un preludio a un plan:

     «...en un momento en que los Ivrits tenían en mente expulsar a todos aquellos no circuncidados, el deudor solía perder su propiedad por causa de la usura y los usureros, siendo esclavizado y a menudo, como resultado, vendido como esclavo, y así es cómo él perdía su identidad completamente» (p. 31).


     Pienso que en el sentido moderno la circuncisión pertenece a la esclavitud sexual y a la industria pornográfica que los Ivrits controlan en un 100% hoy.

     «El segundo método usado para destruír a la comunidad filistea fue la práctica de prestar dinero a interés, y hacer ganancia de ello era su especialidad, cuando los Ivrits por medio de la Hermandad de Israel se convirtieron en consumados maestros» (p. 31).

     Luego, produjeron una estafa reminiscente del control que los Ivrits tienen hoy de la Casa Blanca y del Congreso estadounidense, esa soberanía secundaria que los judíos siempre han asumido para ellos mismos, que inevitablemente socava la estructura social a la cual los parásitos kosher se han adherido:

     «El tercer método que los Ivrits usaron con éxito para hacer que los filisteos desaparecieran de la Historia, fue el uso de su poder administrativo ejercido en Palestina en nombre de su gobernante persa durante más de 220 años. El abuso y toda clase de hechos ilegales forzaron a aquella gente que se opuso a los avaros y mezquinos Ivrits a dejar su tierra para siempre y a esparcirse por todas partes del ancho mundo» (p. 31).

     Ésa fue una escena que el autor presenció en su vida cuando los jázaros soviéticos se apoderaron de su país durante varias décadas. Y ése es un escenario que muchos han predicho que acontecerá a Estados Unidos.

     «Nosotros, como Rumunians/Rumanos estuvimos completamente familiarizados con los feroces Mosaicos bolcheviques, mientras nuestro país estuvo bajo el control de la URSS, y la estructura entera del Estado cayó en las manos de los jázaros durante 20 años. En ese entonces el 10% de la población adulta de Rumania, es decir, aproximadamente 1.250.000 personas, fue aterrorizado por las instituciones bolcheviques o fue forzado a campos de trabajo y "escuelas de rehabilitación"» (p. 31).


La Oculta Verdad sobre los Hebreos

     «De hecho su verdadera historia es muy diferente, y ellos la falsificaron en el período entre el siglo II a.C. (cuando los libros apócrifos de la Biblia, un texto totalmente diferente de lo que conocemos como la Torá, fueron descubiertos en Qumrán en 1947, y nadie, ni siquiera el Vaticano, ha tenido alguna duda sobre ello) y el año 90, cuando el [supuesto] Cónclave de Rabinos en Jamnia estableció el canon del texto mosaico, el cual después ellos entregaron a los infames griegos y romanos como la más preciosa enseñanza / historias falsas.

     «Los Ivrits eran una tribu de sólo unos pocos miles de personas que se movieron sigilosamente desde el desierto hacia Palestina, olvidados por la Historia durante siglos, ya que ni los egipcios ni los asirios los mencionaron; pero cuando ellos crecieron en número, adquirieron algunas posesiones y comenzaron a frotar las lagañas de sus ojos para ver más claro, de manera que pudieron ver que sus vecinos habían logrado algo, por lo que se pusieron verdes de envidia y comenzaron a hervir por dentro.

     «Pero porque no había ninguna otra forma para que ellos hicieran eso, comenzaron a mentir y a adaptar sus mentiras de modo que el mundo entero pudiera calzar en el patrón de sus fabricaciones, y más tarde ellos encontraron aliados entre los griegos y los romanos.

     «Incluso Juan, el gran mentiroso, escribió en Apocalipsis 7:4-5 que su pueblo elegido por Yahvé para conducir el mundo se contaba en 144.000 almas; ellos dicen que él escribió eso al final del siglo I de nuestra Era, aunque la información coloque sus escritos después del año 385 (p. 32). (...)

     «Los Getas que vivían al Norte del río Ister (Danubio) solían llamar a sus héroes Aseni, y en Palestina aquel misterioso grupo de gente fue llamado los Esenios por los judeanos; los Ivrits trataron de convertirlos al judaísmo por medio de falsas escrituras y mentiras. Sin embargo, las escrituras de los esenios demuestran sin ninguna duda que ellas son una parte indestructible de las escrituras de los Getas, pero muchas de ellas fueron destruídas por los griegos y los romanos después del año 381 cuando las falsas historias judeo-satánicas se convirtieron en la religión oficial del Imperio romano (p. 32).

     «Los filisteos son mencionados como un pueblo por última vez en la Historia por la misma pluma de los enfurecidos Ivrits, quienes a principios del siglo I de nuestra Era intentaron aniquilar o esclavizar a la raza humana entera bajo el liderazgo directo y la ayuda de Yahvé (p. 30).

     «En "La Guerra de los Hijos de la Luz contra los Hijos de la Oscuridad", un manuscrito descubierto entre los Rollos del Mar Muerto en Qumrán, que ellos escribieron mientras estaban en el exilio, dijeron que cuando [los Ivrits] fueran a Palestina para liberar Jerusalén del olor de aquellos que no estaban circuncidados, diezmarían despiadadamente a los naturales de Judea: los edomitas, los moabitas, los amonitas y los filisteos, pero su odio también caería sobre los romanos, que eran los conquistadores de aquella región» (pp. 30-31).

     Esa pesadilla continúa hoy, con toda intensidad y empeorando.


     Constantin Olariu Arimin es entre otras cosas un perseguidor implacable de la perfidia hebrea a través del tiempo, un importante erudito de la Vieja Europa, y custodio de la historia olvidada de los Getas. Entre en ese universo en http://www.ariminia.ro/en/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada