BUSCAR en este Blog

domingo, 30 de julio de 2017

Sobre el Carbono y el Cambio Climático



     En esta entrada hemos puesto en castellano cinco breves pero significativos artículos que tienen que ver con un aspecto del fraude llamado ahora "Cambio Climático" y que se llamó anteriormente "Calentamiento Global". Decimos "fraude" simplemente en base a la información que se verá expuesta en estos reportes, esa farsa globalista que la ciencia demuestra que es tal, y que ha sido elevada a la categoría de artículo de fe o slogan religioso. El primer artículo es de hace cuatro días (govtslaves.com); el segundo y el tercero pertenecen al escritor y periodista británico Matt Ridley (1958), y son de Octubre de 2013 (spectator.co.uk) y Octubre de 2015 (rationaloptimist.com); y los dos últimos son de Mike Adams (naturalnews.com), siendo publicados en Junio pasado. De todos estos textos se puede sacar en claro la importancia fundamental del CO2 para la vida y la estupidez del empeño por suprimirlo, o más bien la malignidad, si fuésemos mal pensados.


¿Por Qué los Alarmistas del CAMBIO CLIMÁTICO
Quieren que NUESTRO PLANETA
Quede FRÍO, HELADO y CARENTE DE VIDA?
por Lance D. Johnson
26 de Julio de 2017



     La infecciosa narrativa del cambio climático que está siendo taladrada en las mentes de la siguiente generación no tiene que ver con la protección del planeta. El término "Cambio Climático" está siendo usado para conseguir que la gente crea que ellos están apoyando a la ciencia, apoyando el medioambiente, protegiendo la Tierra y comprometiéndose con un futuro limpio. Pero no importa si su intención es buena y si usted quiere proteger el planeta; si usted cree en la popular narrativa del cambio climático, usted simplemente está siendo usado por los globalistas y planificadores centrales. Muchas inversiones están en juego. Las élites controladoras encontrarán algún modo de cobrar impuestos a vuestra existencia para que ellos puedan "arreglar" el problema del carbono.

     Pero usted ve, el carbono no es la molécula malvada que los propagandistas del clima dicen que es. Las verdaderas actividades humanas que están contaminando al planeta y envenenando a la gente no tienen nada que ver con el carbono. Elementos que dañan el cerebro como el plomo están de manera creciente en el aire, el agua y el suelo. Los productos farmacéuticos están aumentando en el agua, entremezclándose y afectando la química humana. El amplio uso de herbicidas y pesticidas está afectando a la vida microbiana, la vida vegetal y la ecología en una gran escala. El Biosludge, un tóxico estiércol de basura comunitaria, está siendo embalado de nuevo como fertilizante y diseminado en granjas rurales. La radiación de Fukushima sigue filtrándose a los océanos, distorsionando la vida acuática.

     Estos importantes temas, sin embargo, han sido casi descartados porque todo lo que los alarmistas del cambio climático quieren es influír en vuestra creencia y reducir el dióxido de carbono en la atmósfera, lo que haría que las temperaturas cayeran a plomo por todo el mundo. Incluso aunque el carbono sea una molécula esencial de la vida y sea medido actualmente en niveles históricamente bajos en relación a la historia de la Tierra, es vuestra creencia lo que las élites globales necesitan.

     Ahora mismo, los niveles promedio de carbono están ligeramente por encima de las 400 partes por millón (ppm), pero irónicamente estuvieron tan altos como 7.000 ppm en el pasado. Los volcanes ponen más carbono en la atmósfera que la actividad humana. La mayor parte de este fiasco del carbono está fuera de las manos humanas.

     De manera arrogante, las élites globales quieren manipular la temperatura y los patrones meteorológicos en la Tierra, a fin de enviar al planeta por un camino de temperaturas descendentes por todo el mundo. El objetivo último de estas élites: la despoblación.

     "Cambio climático" es el término usado para idear un planeta más frío y más helado, carente de vida. Mientras más creemos en reducir el carbono atmosférico, más nos ponemos detrás de sus proyectos de planificación económica central y despoblación. Después de todo, un planeta más cálido y más húmedo es un planeta verde. Por lo tanto, la propaganda del cambio climático y de la reducción del carbono está arraigada en la eugenesia, en la reducción demográfica, y en conseguir gente que le dé la bienvenida a aquello.

     La evidencia para este plan se encuentra en la culpa que está siendo proyectada sobre aquellos que no compran el cambio climático ni la reducción de los niveles de carbono. Pero, por no caer víctima de esa propaganda, usted puede ser calificado como un negador climático. Algunas personas en cargos de autoridad han pedido penas y acciones civiles contra aquellos que niegan el cambio climático [1].

[1] http://dailysignal.com/2016/03/10/attorney-general-lynch-looking-into-prosecuting-climate-change-deniers/

     Se supone que nosotros debemos sentimos culpables por nuestra "huella de carbono". Somos mirados hacia abajo, como si estuviéramos ocupando un espacio y consumiendo recursos que no nos pertenecen. Cada aliento que respiramos es mirado con desprecio como si fuera un pecado, a medida que exhalamos dióxido de carbono. Incluso los gases de vacas y ovejas son objetivos a ser regulados y cobrárseles impuestos. Habiéndose esperado que estuviéramos de acuerdo con la narrativa del cambio climático, somos avergonzados por existir, por respirar, por consumir energía y por reproducirnos.

     Para que la gente prospere, el planeta realmente necesita niveles de CO2 más altos. Condiciones con un CO2 más alto y un ambiente más cálido harían más fácil para la gente cultivar una serie diversa de cosechas. La evaporación del agua de los océanos en condiciones más cálidas ayudaría a las regiones a hacerse más independientes en el área de la producción de alimentos. Un clima más cálido invita a la abundancia. Ciertamente, la gente debe aprender a adaptarse a los cambios regionales que ocurren en este planeta, pero la histeria del cambio climático solamente alimenta las llamas de los objetivos de la despoblación y la manipulación.

     Ponerse serio con respecto a la contaminación requiere acometer las verdaderas cuestiones que afectan al agua, el suelo y el aire. Permitir que el gobierno global confisque los frutos de vuestro trabajo para que los "científicos" puedan controlar el clima y vaciar de carbono la atmósfera es una daga contra toda lógica y razón. (Por suerte, el Presidente Trump rompió lazos con el Acuerdo Climático de París [2]). Sentir vergüenza por exhalar dióxido de carbono y alentar los proyectos globalistas para el control del clima que conduce a un planeta más frío no es algo que apoye a la vida. Eso es anti-vida.

[2] http://www.naturalnews.com/2017-06-06-trump-just-saved-america-from-the-disastrous-paris-climate-treaty-fraud.html#

     (Un buen sitio con noticias relacionadas con la ciencia climática: http://climatesciencenews.com/).–



POR QUÉ el CAMBIO CLIMÁTICO
ES BUENO para el MUNDO
por Matt Ridley
19 de Octubre de 2013


     El cambio climático ha hecho más bien que daño hasta ahora y probablemente seguirá haciendo aquello durante la mayor parte de este siglo. Esto no es alguna chiflada fantasía derechista; es el consenso de las opiniones expertas. Sin embargo, casi nadie parece saber esto. Siempre que planteo el punto en público, aquellos a quienes se les paga para insultar a cualquiera que se aparte de la alarma climática me dicen que estoy bochornosamente equivocado, que no sé de qué hablo, que debo estarme refiriendo sólo a Gran Bretaña más bien que al mundo como un todo, etcétera.

     Al principio, pensé que aquello era sólo su bravuconería habitual. Pero luego comprendí que ellos están de verdad inconscientes. Las buenas noticias no son noticias, que es la razón por la cual los medios predominantes de comunicación en gran parte ignoran todos los estudios que muestran los beneficios netos del cambio climático. Y los académicos no han sido exactamente agudos para impulsar adelante tal análisis. De manera que aquí presento, posiblemente por primera vez en la Historia, un artículo entero en la prensa nacional acerca de los beneficios netos del cambio climático.

     Hay muchos efectos probables del cambio climático: positivos y negativos, económicos y ecológicos, humanitarios y financieros. Y si usted los reúne a todos ellos, el efecto total es positivo hoy, y probablemente permanezca siendo positivo hasta alrededor de 2080. Ésta fue la conclusión del profesor Richard Tol de la Universidad de Sussex después de que él examinó 14 estudios diferentes de los efectos de las futuras tendencias climáticas.

     Para ser precisos, el profesor Tol calculó que el cambio climático sería beneficioso hasta 2,2˚C del calentamiento a partir de 2009 (cuando él escribió su informe). Esto significa aproximadamente 3˚C desde los niveles pre-industriales, ya que aproximadamente 0,8˚C del calentamiento ha sucedido en los últimos 150 años. Las últimas estimaciones de la sensibilidad climática sugieren que tales temperaturas podrían no ser alcanzadas sino hasta el final del siglo, si es que son alcanzadas en absoluto. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (Intergovernmental Panel on Climate Change, IPCC, de Naciones Unidas), cuyos informes definen el consenso, se atiene a antiguas presunciones que, sin embargo, significarían ventajas netas aproximadamente hasta 2080. De cualquier modo, eso está aún muy lejos.

     Ahora el profesor Tol tiene un nuevo informe, publicado como un capítulo en un nuevo libro, llamado "¿Cuánto Han Costado los Problemas Globales al Mundo?", que está editado por Bjorn Lomborg, director del Centro de Consenso de Copenhagen (Copenhagen Consensus Centre), y que fue examinado por un grupo de importantes economistas. En ese informe él pone su mirada hacia atrás en el siglo pasado. Él concluye que el cambio climático en efecto elevó realmente el bienestar humano y planetario durante el siglo XX.

     Usted puede decidir no creer en los estudios que el profesor Tol ha reunido. O usted puede decir que el beneficio neto es pequeño (que lo es), usted puede sostener que los beneficios se han acumulado más para países ricos que países pobres (lo cual es verdadero), o puede enfatizar que después de 2080 el cambio climático haría probablemente un daño neto al mundo (lo que también puede ser verdadero). Usted incluso puede decir que usted no confía en los modelos involucrados (aunque ellos hayan demostrado ser más confiables que los modelos de temperaturas). Pero lo que usted no puede hacer es negar que éste sea el consenso actual. Si usted desea aceptar el consenso en cuanto a modelos de temperaturas, entonces usted debería aceptar el consenso en cuanto al beneficio económico.

     En general, el profesor Tol encuentra que el cambio climático en el siglo pasado mejoró el bienestar humano. ¿Por cuánto? Él lo calcula en un 1,4% de la producción económica global, elevándose al 1,5% hacia 2025. Para algunas personas, eso significa la diferencia entre supervivencia y hambre.

     Todavía será de un 1,2% alrededor de 2050 y no se volverá negativo sino hasta alrededor de 2080. En resumen, mis hijos serán muy viejos antes de que el calentamiento global deje de beneficiar al mundo. Note que si el mundo sigue creciendo a un 3% por año, entonces la persona promedio será aproximadamente nueve veces tan rica en 2080 como lo es hoy. Entonces Bangladesh, que está bajo el nivel del mar, será capaz de permitirse la misma clase de defensas contra las inundaciones que los holandeses tienen hoy.

     Los principales beneficios del calentamiento global incluyen: menos muertes producto del invierno, menores costos de energía, mejores producciones agrícolas, probablemente menos sequías, y tal vez una biodiversidad más rica. Es un hecho poco conocido el que en invierno las muertes exceden a las que se producen en verano, no sólo en países como Gran Bretaña sino también en aquellos con veranos muy cálidos, incluyendo a Grecia. Tanto Gran Bretaña como Grecia ven las tasas de mortalidad ascendiendo hasta un 18% cada invierno. Los inviernos especialmente fríos provocan un aumento de paros cardíacos mucho mayor que el aumento de muertes durante las olas de calor.

     El frío, y no el calor, es el asesino más grande. Durante la última década los ingleses han estado muriendo de frío a una tasa promedio de 29.000 muertes cada invierno. Compare eso con la ola de calor de hace diez años, que reclamó 15.000 vidas en Francia y sólo 2.000 en Gran Bretaña. En los diez años a partir de entonces no ha habido ninguna variación en las muertes de verano en absoluto. Las excesivas muertes de invierno golpean más duro al pobre que al rico por la razón obvia: ellos no pueden permitirse la calefacción.

     Y no son sólo aquellos que están en peligro los que se benefician del calentamiento moderado. El calentamiento global hasta ahora ha recortado las cuentas por calefacción más que lo que han aumentado las cuentas por enfriamiento. Si esto continúa después de su actual interrupción de 17 años, y si la eficiencia energética de nuestras casas mejora, entonces en algún punto el costo de la refrigeración excederá quizás el costo de la calefacción, probablemente aproximadamente a partir de 2035, estima el profesor Tol.

     El mayor beneficio del cambio climático proviene no del cambio de temperatura sino del propio dióxido de carbono. Éste no es contaminación sino la materia prima a partir de la cual las plantas producen hidratos de carbono, y de allí proteínas y grasas. Como existe un rastro de gas extremadamente raro en el aire —menos del 0,04% del aire por término medio— las plantas luchan para absorber bastante de ello. Durante un día sin viento y soleado, un campo de maíz puede absorber la mitad del dióxido de carbono del aire. Los operadores de invernaderos comerciales, por lo tanto, bombean dióxido de carbono en sus invernaderos para elevar las tasas de crecimiento de las plantas.

     El aumento en los niveles promedio de dióxido de carbono durante el siglo pasado, desde el 0,03 al 0,04% del aire, ha tenido un impacto medible en las tasas de crecimiento de las plantas. Dicho aumento es responsable de un sorprendente cambio en la cantidad de la vegetación en el planeta. Como lo ha documentado el doctor Ranga Myneni de la Universidad de Boston, usando tres décadas de datos satelitales, el 31% del área vegetal global del planeta se ha hecho más verde y sólo el 3% se ha hecho menos verde. Esto se traduce en un aumento del 14% en la productividad de los ecosistemas y ha sido observado en todos los tipos de vegetación.

     El doctor Randall Donohue y sus colegas del departamento de Tierras y Aguas de la agencia gubernamental CSIRO (Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation) en Australia también analizaron datos satelitales y encontraron que el reverdecimiento (greening) era claramente atribuíble en parte al efecto de fertilización del dióxido de carbono. Dicho proceso es especialmente pronunciado en áreas secas como la región del Sahel en África, donde los satélites muestran un gran aumento de la vegetación verde desde los años '70.

     A menudo se argumenta que el calentamiento global dañará más duramente a los más pobres del mundo. De lo que raramente se oye hablar es que la disminución de las hambrunas en el Sahel en años recientes se debe en parte a mayores precipitaciones, causadas por el calentamiento moderado, y en parte debido a más dióxido de carbono: más vegetación para que coman las cabras significa más vegetación para las gacelas, de modo que ecosistemas enteros se han beneficiado.

     Incluso los osos polares están prosperando hasta ahora, aunque eso sea principalmente debido al cese de la caza. Sin embargo, vale la pena notar que los tres años con la supervivencia más baja de jóvenes oseznos polares en la occidental Bahía Hudson, en el Norte de Canadá (1974, 1984 y 1992), fueron los años en que el hielo de mar era demasiado grueso para que aparecieran focas en grandes cantidades en primavera. Los osos necesitan el hielo roto.

     Bueno, sí —usted puede argumentar—, pero ¿qué pasa con todos los desastres meteorológicos causados por el cambio climático? Completamente míticos. Hasta ahora. El último informe del IPCC es admirablemente franco sobre esto, reportando "ninguna tendencia observada significativa en la frecuencia de ciclones tropicales globales durante el siglo pasado... carencia de pruebas y por ello una baja certidumbre en cuanto al signo de tendencia en la magnitud y/o frecuencia de descargas a escala global... baja certidumbre en las tendencias observadas en fenómenos meteorológicos severos a pequeña escala, como granizadas y tormentas".

     De hecho, el índice de mortalidad debido a sequías, inundaciones y tormentas ha caído en un 98% desde los años '20, según un cuidadoso estudio del investigador independiente Indur Goklany, no porque el clima se haya hecho menos peligroso sino porque la gente ha conseguido una mejor protección cuando ellos se hicieron más ricos: testigo de eso es el notable éxito de las advertencias de ciclones en India. Ése es el asunto sobre el cambio climático: probablemente recibiremos los beneficios y mitigaremos al menos un poco del daño adaptándonos. Por ejemplo, los expertos ahora están de acuerdo en que la malaria continuará su rápida declinación mundial comoquiera que siga el clima.

     Sin embargo, la selección de noticias malas sigue siendo abundante. Un ejemplo notable de esto fue el último informe del IPCC en 2007, que dijo que el calentamiento global haría que "cientos de millones de personas [serían] expuestas a una aumentada dificultad para conseguir agua" bajo cuatro diferentes escenarios del futuro calentamiento. Allí se citó un estudio que también había contado a cantidades de personas en un reducido riesgo de escasez de agua; y en cada caso dicho número era más alto. El IPCC simplemente omitió los números positivos.

     ¿Por qué importa esto? Incluso si el cambio climático produce ligeramente más bienestar durante los próximos 70 años, ¿por qué correr el riesgo de que produzca un gran daño a partir de entonces? Hay una razón obvia: la política climática ya está haciendo daño. Construír turbinas de viento, cultivar bio-combustibles y substituír la leña por el carbón en las centrales eléctricas —todas políticas diseñadas explícitamente para combatir el cambio climático— ha tenido efectos insignificantes sobre las emisiones de dióxido de carbono.

     Pero esas políticas han conducido a la gente a la pobreza en cuanto a combustibles, hicieron no competitivas a las industrias, elevaron los precios de los alimentos, aceleraron la destrucción de los bosques, mataron a raras aves de rapiña, y dividieron a las comunidades, por nombrar sólo algunos de los efectos. El señor Goklany estima que globalmente casi 200.000 personas mueren cada año, porque estamos convirtiendo el 5% de la cosecha de granos del mundo en combustible para motores en vez de destinarlos como alimentos: eso empuja a la gente a la desnutrición y la muerte. En este país, 65 personas al día mueren porque no pueden permitirse calefaccionar sus casas adecuadamente, según Christine Liddell de la Universidad de Ulster, y a pesar de eso el gobierno planea duplicar el costo de la electricidad para los consumidores hacia 2030.

     Como ha indicado Bjorn Lomborg, la Unión Europea pagará 165.000 millones de libras esterlinas por sus actuales políticas climáticas cada año durante los próximos 87 años. Las políticas climáticas británicas —la subvención de molinos de viento, quemadores de madera, digestores anaeróbicos, vehículos eléctricos y todo el resto— se estima que nos costarán 1,8 billón de libras esterlinas durante el curso de este siglo. A cambio de esa muy enorme suma, esperamos bajar la temperatura del aire en aproximadamente 0,005˚C, lo que no será detectable por los termómetros normales. El consenso aceptado entre los economistas consiste en que de cada 100 libras esterlinas gastadas para combatir el cambio climático, 3 son de beneficio.

     De esta manera estamos haciendo un daño real ahora para impedir un cambio que producirá beneficios netos durante 70 años. Eso es como someterse a una radioterapia porque usted se siente demasiado bien. Yo simplemente no comparto la certeza de tantos en el establishment verde de que aquello vale la pena. Podría ser, pero también puede que no.–



Los Beneficios del Dióxido de Carbono
por Matt Ridley
20 de Octubre de 2015


     Los sorprendentemente grandes beneficios de las emisiones de dióxido de carbono. Los activistas podrían querer acallar el debate, pero la evidencia es creciente en cuanto a que altos niveles de CO2 incrementan las cosechas y nutren los océanos.


     El principal meteorólogo de televisión de Francia, Philippe Verdier, fue sacado del aire la semana pasada por escribir que hay "consecuencias positivas" del cambio climático [1]. Freeman Dyson, profesor emérito de física matemática y astrofísica en el Instituto de Estudios Avanzados en Princeton, declaró la semana pasada [2] que los efectos no-climáticos del dióxido de carbono son "enormemente beneficiosos". Patrick Moore, un fundador de Greenpeace, dijo en una conferencia la semana pasada que deberíamos "celebrar el dióxido de carbono" [3].

[1] http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/europe/france/11931645/Frances-top-weatherman-sparks-storm-over-book-questioning-climate-change.html
[2] http://www.thegwpf.com/freeman-dyson-scientific-dogmatism-still-alive/
[3] http://www.thegwpf.com/28155/

     ¿Están en lo correcto estas tres destacadas pero muy diferentes personas?. ¿Deberíamos al menos considerar seriamente, antes de que entremos en una masiva negociación internacional basada en el supuesto de que el dióxido de carbono es malo, si podríamos estar equivocados? La mayor parte de los políticos hoy piensan que tal punto de vista está tan al margen de la sociedad que sólo corresponde a locos o probablemente criminales.

     No obstante, los beneficios de las emisiones de dióxido de carbono no son ni siquiera polémicas en los círculos científicos. Como Richard Betts de la Oficina Meteorológica británica (Met Office) habló la semana pasada, el "efecto del CO2 en la fertilización" —el hecho de que las emisiones crecientes hacen que las plantas crezcan mejor— no es noticia y no es discutido en los informes del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Los datos satelitales muestran que ha habido aproximadamente un aumento del 14% en la cantidad de vegetación verde en el planeta desde 1982, que esto ha ocurido en todos los ecosistemas, pero especialmente en áreas tropicales áridas, y que eso en gran parte se debió a emisiones humanas de dióxido de carbono.

     La semana pasada también vio la publicación de un informe completo sobre "Dióxido de Carbono, las Buenas Noticias" [4] para la Fundación de Política de Calentamiento Global (GWPF) del científico estadounidense independiente Indur Goklany, del cual Freeman Dyson escribió el prefacio. El informe fue examinado totalmente por sus pares, como lo fue casi toda la voluminosa literatura que citó.

[4] http://www.thegwpf.org/content/uploads/2015/10/benefits1.pdf

     Goklany señala que mientras que los beneficios del dióxido de carbono son enormes y reales ahora, los daños son todavía especulativos y se proyectan casi todos en el futuro distante. No ha habido hasta ahora —como lo confirma el IPCC— ningún aumento medible de sequías, inundaciones o tormentas a nivel mundial, ninguna inversión en el continuado y rápido descenso de las muertes debidas a enfermedades transmitidas por insectos, y ningún impacto medible del continuado y muy lento aumento de los niveles globales del mar. En términos simples, Bangladesh todavía está ganando tierra por la sedimentación en los deltas de sus ríos, y no ha sufrido ningún aumento de ciclones sino que se ha beneficiado de una mejorada alimentación en miles de millones de dólares de superiores producciones de cosechas a consecuencia de emisiones de dióxido de carbono.

    Éste es el resumen del informe de Goklany:

    1. Este informe aborda la cuestión de si, y cuánto, las aumentadas concentraciones de dióxido de carbono han beneficiado a la biósfera y a la Humanidad estimulando el crecimiento de plantas, calentando al planeta y aumentando las precipitaciones.

    2. Los datos empíricos confirman que la productividad de la biósfera ha aumentado en aproximadamente un 14% desde 1982, en gran parte a consecuencia de crecientes niveles de dióxido de carbono.

    3. Miles de experimentos científicos indican que las crecientes concentraciones de dióxido de carbono en el aire han contribuído a aumentos en las producciones de cosechas.

    4. Estos aumentos de la producción muy probablemente habrán reducido la apropiación de tierra para cultivo entre un 11 y un 17%, resultando en más tierra dejada sin cultivar.

    5. La evidencia satelital confirma que las crecientes concentraciones de dióxido de carbono también han resultado en una mayor productividad de ecosistemas terrestres salvajes en todos los tipos de vegetación.

    6. Las crecientes concentraciones de dióxido de carbono también han incrementado la productividad de muchos ecosistemas marítimos.

    7. En décadas recientes, las tendencias en los indicadores sensibles al clima del bienestar humano y medioambiental han mejorado y siguen haciéndolo a pesar de afirmaciones de que ellos se deteriorarían debido al calentamiento global.

    8. Comparado con los beneficios del dióxido de carbono en las cosechas y en la productividad de la biósfera, los impactos adversos del dióxido de carbono —sobre la frecuencia y la intensidad del clima extremo, en el nivel del mar, sobre la prevalencia de enfermedades transmitidas por agentes y sobre la salud humana— han sido demasiado pequeños para ser medidos o han sido oscurecidos por otros factores.

    9. Los modelos usados para influír sobre la política en cuanto al cambio climático han sobrestimado el índice de calentamiento, subestimado los beneficios directos del dióxido de carbono, sobrestimado los daños del cambio climático y subestimado la capacidad humana para adaptarse y capturar los beneficios a la vez que reduciendo los daños.

    10. Es muy probable que el impacto de crecientes concentraciones de dióxido de carbono sea actualmente netamente beneficioso tanto para la Humanidad como para la biósfera en general. Esos beneficios son reales, mientras que los costos del calentamiento son inciertos. Detener abruptamente el aumento de las concentraciones de dióxido de carbono privaría a la gente y al planeta de los beneficios del dióxido de carbono mucho más pronto que lo que tardarían en reducir cualquier costo del calentamiento.

     Vale la pena recordar que los invernaderos comerciales compran dióxido de carbono para mejorar el crecimiento de las plantas, de modo que las respuestas del crecimiento son conocidas; y no es antes de que el dióxido de carbono alcance cinco veces las actuales concentraciones que los beneficios se igualan. Como indicó Patrick Moore, aquéllos fueron los niveles normales durante gran parte de la historia de la Tierra.

     Además, cientos de experimentos con concentraciones de aire han medido cuánto los aumentados niveles de dióxido de carbono mejoran las producciones de las cosechas en campos abiertos. Entonces es bastante fácil calcular cuánto ayudan las emisiones de dióxido de carbono a la agricultura mundial: en aproximadamente 140.000 millones de dólares por año, o 3 billones de dólares en total hasta ahora. Si deben ser pagadas reparaciones, quizá los agricultores deberían pagar a los productores de carbón.

     Realmente, esto puede ser una subestimación: los experimentos muestran que las cosechas tienden a beneficiarse más que las malezas (la mayoría de las cosechas tienen un tipo más sensible de maquinaria fotosintética llamada C3, mientras que las malezas en su mayoría tienen un tipo menos sensible llamada C4). El dióxido de carbono aumentado mejora la resistencia a la sequía en las plantas [5], lo que beneficia a regiones secas como el Sahel en África, que han reverdecido considerablemente en décadas recientes [6]. Y Goklany calcula que necesitamos entre un 11 y un 17% de menos tierra para alimentar al mundo que si no hubiéramos aumentado los niveles de dióxido de carbono, de manera que las emisiones han salvado —y han mejorado el crecimiento de— mucha selva tropical.

[5] https://wattsupwiththat.com/2015/10/16/hawkesbury-river-study-co2-improves-tree-growth-drought-tolerance/
[6] http://www.thegwpf.org/images/stories/gwpf-reports/mueller-sahel.pdf

    Aquí está un experimento con malezas, como está descrito en el informe de Goklany:

    "Un experimento chino puso a prueba esta idea enriqueciendo los niveles de dióxido de carbono sobre áreas plantadas con arroz en casi dos veces el nivel ambiental. Eso mejoró el peso de las espigas de arroz en un 37,6% a la vez que redujo el crecimiento de una maleza común, la hierba de corral (barnyard grass), en un 47,9%, porque el arroz de crecimiento rápido ensombreció a las malezas".

    "Por ejemplo, un estudio publicado la semana pasada encontró lo siguiente:

    "Desde 2012, los investigadores han bombeado CO2 extra en tres de seis áreas del tamaño de una cancha de básquetbol con arbustos de 80 años. Aquello ha elevado la concentración de CO2 en las tres zonas a aproximadamente 550 ppm, desde el nivel ambiental de 400 ppm. Las medidas revelaron que para cada unidad de agua absorbida, los árboles en las áreas enriquecidas con CO2 cosecharon un 35% más carbono que los árboles en las áreas de control".

     Bien, muy bien, pero ¿seguramente los daños climáticos pesarán un día más que los beneficios del crecimiento? No necesariamente. En este momento, los impactos del modesto calentamiento que vimos en los años '80 y '90 son también positivos: ligeramente menos muertes prematuras, que alcanzan su punto máximo en el clima frío más que bajo un clima cálido, épocas de cultivos ligeramente más largas, etcétera. Un informe publicado la semana pasada concluye que si el mundo se calienta realmente de manera considerable, los sistemas de lluvias de China cambiarán hacia el Norte, aumentando la precipitación en el seco Norte y reduciendo las inundaciones en el cálido Sur [7].

[7] http://www.scmp.com/tech/science-research/article/1867515/global-warming-may-help-alleviate-chinas-drought-and-flooding

     Además, la adaptación humana significa que podemos capturar los beneficios y evitar los daños. El pronóstico del IPCC del rango del calentamiento incluye la posibilidad de que todavía estaremos disfrutando de beneficios netos hacia el final del siglo, cuando el mundo (se dice) será entre 3 a 16 veces más rico per cápita. El camino más rápido para cortar las muertes por el mal tiempo hoy es hacer a la gente más rica, no hacer el clima más seguro: hemos recortado ya los índices de mortalidad mundial por sequías, inundaciones y tormentas en un 98% en el siglo pasado [8].

[8] http://www.jpands.org/vol14no4/goklany.pdf

     Como demuestra Goklany, las evaluaciones usadas por los hacedores de políticas han sobrestimado el calentamiento hasta ahora, han subestimado los beneficios directos del dióxido de carbono, sobrestimaron los daños del cambio climático, y subestimaron la capacidad humana para adaptarse.

     Bien, ¿y qué hay con el océano? Aquí también hay buenas noticias. Más dióxido de carbono significa tasas de crecimiento más rápidas de fotosintetizadores tanto en el mar como en tierra, un efecto que está siendo observado en algas, zosteras, corales y sobre todo en el plancton [9], como las abundantes algas conocidas como cocolitóforos, cuya biomasa ha aumentado en un 40% en los pasados dos siglos.

[9] http://www.co2science.org/subject/o/summaries/acidificationcocco.php

    Esto es lo que los autores dijeron sobre los cocolitóforos:

    "Aquí, presentamos evidencia de laboratorio de que la calcificación y la producción primaria neta en la especie Emiliania huxleyi han aumentado significativamente por presiones parciales de alto CO2. La evidencia de campo del océano profundo es consistente con estas conclusiones de laboratorio, indicando que durante los últimos 220 años ha habido un aumento del 40% en la masa de cocolitóforos promedio. Nuestras conclusiones muestran que los cocolitóforos ya están respondiendo y probablemente seguirán respondiendo a crecientes presiones parciales atmosféricas de CO2, lo que tiene importantes implicaciones para el modelamiento bio-geoquímico de futuros océanos y climas".

     Esto no quiere decir que los arrecifes de coral y las pesquerías no estén en problemas: ellas están pescando, pero debido a la contaminación y no al dióxido de carbono, de manera excesiva y arrancando. La diminuta reducción de alcalinidad (engañosamente llamada "acidificación") causada por el dióxido de carbono disuelto es potencialmente negativa en el futuro distante, pero ha sido muy exagerada, como ha concluído una gran revisión de 372 estudios [10]. Un experimento reciente con un común coral caribeño encontró que los crecientes niveles de dióxido de carbono no tendrían ningún impacto en su capacidad para construír arrecifes durante varios siglos, mientras que un modesto calentamiento realmente les ayudaría ligeramente.

[10] http://climategate.nl/wp-content/uploads/2011/07/Hendriks-et-al.-YECSS3172.pdf

    Esto es lo que aquel meta-análisis concluyó tras una revisión completa de todos los estudios:

    "En resumen, nuestro análisis muestra que la flora y fauna (biota) marina es más resistente a la acidificación oceánica que lo que han sugerido pesimistas predicciones que identifican a la acidificación oceánica como una amenaza principal para la biodiversidad marítima, que podría no ser el generalizado problema conjurado en el siglo XXI. La acidificación oceánica mejorará el crecimiento de los autótrofos marinos y reducirá las tasas de fertilidad y metabólicas, pero los efectos probablemente serán menores de acuerdo al rango de CO2 predicho para el siglo XXI, y las reacciones entre respuestas positivas de los autótrofos y el pH pueden posteriormente mitigar los impactos".

     Con decenas de miles de activistas y burócratas que se dirigen hacia una conferencia de Naciones Unidas en París el próximo mes [Nov. de 2015], hay tan enormes intereses creados ahora para demonizar al dióxido de carbono que será difícil cambiar la mente del mundo. Freeman Dyson lamenta que "colegas científicos que creen en el dogma predominante sobre el dióxido de carbono no encuentren convincente la evidencia presentada por Goklany", pero espera que unos cuantos lo intenten. Amén.

    Dyson continuó:

    "Ése es para mí el misterio central de la ciencia climática. No es un misterio científico sino un misterio humano. ¿Cómo sucede que una generación entera de expertos científicos sea ciega ante hechos obvios?... Indur Goklany ha reunido una masiva colección de pruebas para demostrar dos hechos: Primero, los efectos no-climáticos del dióxido de carbono son dominantes sobre los efectos climáticos y son abrumadoramente beneficiosos. Segundo, los efectos climáticos observados en el mundo real son mucho menos perjudiciales que los efectos predichos por los modelos climáticos, y también han sido frecuentemente beneficiosos.

     "Espero que los científicos y los políticos que han estado ciegamente demonizando al dióxido de carbono durante 37 años abran un día sus ojos y miren la evidencia. Goklany y yo no afirmamos ser infalibles. Tal como los expertos en modelos climáticos, también hemos evolucionado recientemente desde la cultura de los niños cavernícolas. Como ellos, hemos heredado nuestro propio conjunto de prejuicios y cegueras. La verdad surge cuando diferentes grupos de exploradores escuchan las historias de cada uno y corrigen los errores de cada uno".



El Acuerdo Climático de París Es Genocidio contra
las Plantas, los Bosques y Toda Vida en Nuestro Planeta
por Mike Adams
1º de Junio de 2017


     El objetivo primario del Acuerdo Climático de París —la reducción del dióxido de carbono atmosférico— es nada menos que un genocidio contra toda la vida vegetal a través de nuestro planeta.

     Esto es porque todas las plantas dependen del CO2 para su misma supervivencia. Ése es el "oxígeno" para las plantas, y ahora mismo los árboles, las hierbas y las cosechas de alimentos están sufriendo por la carencia de CO2 porque éste está casi en el nivel más bajo que haya estado alguna vez en la historia de la Tierra (apenas por encima de 400 ppm ahora, cuando solía estar en más de 7.000 ppm en el pasado).

     La gente que está intentando eliminar el CO2 de la atmósfera es equivalente a algún malvado y ficticio "demonio planta" que intenta suprimir el oxígeno de la atmósfera, causando la asfixia masiva de la raza humana entera. Así como la eliminación del oxígeno es genocidio contra los humanos, la eliminación del dióxido de carbono es genocidio contra las plantas.

     Tal como todo lo demás impulsado por burócratas y globalistas científicamente analfabetos, el cambio climático es una narrativa global de destrucción de la vida. Si los terroristas del cambio climático consiguen sus objetivos, ellos DESTRUIRÁN la cadena alimentaria planetaria y sumergirán toda la vida en la Tierra —incluyendo la vida humana— en una extinción de masas. La despoblación es el objetivo, usted ve. La eliminación del CO2 de la atmósfera siempre ha tenido que ver con la destrucción de la vida humana a fin de conseguir los objetivos de reducción demográfica abiertamente apoyados por cada globalista liberal, desde Bill Gates a Ted Turner.

     Usted no puede SALVAR el planeta ASESINANDO a todas las plantas

     Usted no puede "salvar" el planeta asesinando toda la vida vegetal. El planeta necesita más CO2 y más precipitaciones para apoyar una mayor reforestación, más producción de alimentos y la transformación de los desiertos en regiones productoras de alimentos. El aumento de las lluvias es causado por temperaturas globales más cálidas que aumentan la evaporación del agua del océano y hacen más húmedas las masas continentales del planeta.

     Un planeta más húmedo y más verde con más vida vegetal soporta una mayor biodiversidad, una sustentabilidad animal y una producción autosuficiente de alimentos en naciones en desarrollo. En otras palabras, un planeta más cálido y más verde resuelve la mayor parte de los problemas que ahora plagan a la especie humana, incluyendo la escasez de comida, la desertificación, y la escasez de provisiones de agua potable.

     No me extraña que los malvados y destructivos globalistas no quieran que el planeta sea más cálido con niveles más altos de CO2: Ellos desprecian toda la vida y procuran activamente despoblar de gente el planeta. Los insanos y anti-vida globalistas quieren que la Tierra sea más fría, más seca y carente de las mismas plantas y ecosistemas que apoyan la producción de alimentos y medicinas. (¿Por qué quieren ellos más hielo por todas partes?. ¿No serían mejores los ecosistemas verdes que baldías tierras congeladas?. ¿Por qué los alarmistas del cambio climático se agitan en exceso cuando ellos oyen decir que los icebergs se están derritiendo?). En otras palabras, todos ellos quieren que la Tierra sea un planeta muerto, como un medio de cometer genocidio de masas contra toda vida.

     Los verdaderos ecologistas y científicos como yo mismo quieren aumentar la vida sostenible en nuestro planeta, que es por lo cual apoyamos un planeta más cálido, más verde y más exuberante con aumentadas precipitaciones, una producción más rápida de alimentos y niveles más altos de CO2 en la atmósfera. Si usted ama la Naturaleza, usted se unirá a nosotros para apoyar la molécula que la Madre Naturaleza necesita para prosperar: el dióxido de carbono.

     El Acuerdo Climático de París es un tratado de genocidio y una declaración de guerra contra la Madre Naturaleza y el planeta Tierra.–



Diez Alarmantes y Reales AMENAZAS para el
MEDIOAMBIENTE que Son Ampliamente IGNORADAS
por los Defensores del "CAMBIO CLIMÁTICO"
por Mike Adams
5 de Junio de 2017


     El arte de la agitación del temor climático se basa en la capacidad de aterrorizar a la población con amenazas que apenas importan en absoluto a la vez que se ignoran completamente las REALES amenazas para nuestro ecosistema global.

     ¿No es interesante ver cómo la gente que se estremece de temor porque el Presidente Trump se haya salido del tratado climático de París no dice nada sobre la radiación de Fukushima y la masiva contaminación del Océano Pacífico con radioisótopos?.

     Aquí he creado una breve lista de diez amenazas REALES para el medioambiente que son en gran parte ignoradas por los proponentes del cambio climático, incluso aunque ellas representen un riesgo inmediato y serio para la vida en nuestro planeta. La próxima vez que un sectario del cambio climático lo reprenda severamente y afirme que usted debe dejar de conducir automóviles porque los océanos podrían elevarse algunos centímetros hacia el año 2100, recuérdele que las cosas enumeradas aquí abajo están matando la vida en nuestro planeta ahora mismo.

     ¿Dónde está la alarma de los medios de comunicación por todas estas amenazas para la vida? Es prácticamente inexistente.


1) Radiación de Fukushima

     Las extinciones masivas en el Océano Pacífico son triviales ahora. Tóxicas barras de combustible se han derretido por el suelo del edificio de contención de Fukushima-Daiichi, y los isótopos radiactivos siguen derramándose en el Océano Pacífico. Seis años después del accidente de Fukushima, el gobierno japonés todavía no puede siquiera localizar las barras de combustible. Una piscina de contención está lista para ser rota por el siguiente terremoto u ola gigante, y se nos dice que la limpieza de Fukushima podría tomar 100 años o más. Sin embargo los medios predominantes de comunicación, deliberadamente ignorantes, fingen que nada sucedió en Fukushima, incluso afirmando absurdamente que nunca hubo una fusión accidental del reactor.


2) La Contaminación Industrial de China

     Los ecologistas están encantados de atacar a la industria estadounidense del carbón, pero le dan un pase libre a la increíblemente tóxica contaminación industrial de China que envenena el hemisferio Norte entero con metales pesados y contaminación particulada. De alguna manera, China nunca es criticada por sus demenciales niveles de contaminación, mientras que se ha forzado a Estados Unidos a cerrar centrales eléctricas alimentadas con carbón que son de órdenes de magnitud más limpias que las tóxicas plantas de carbón de China.


3) Biosludge

     Si usted concentra todas las toxinas de la basura humana e industrial, usted consigue un repugnante producto fangoso llamado "biosludge". Ese producto, producido por CADA ciudad en Estados Unidos, es deshonestamente reetiquetado como "fertilizante" y diseminado en campos de granjas y de forraje para animales que producen alimentos lácteos a través de todo Estados Unidos. Nadie parece estar consciente de este desquiciado asalto sobre nuestro medioambiente. Cada ambientalista con el que he hablado sobre este asunto estaba totalmente inconsciente de esta práctica.


4) Geo-Ingeniería / Estelas Químicas (Chemtrails)

     No, no toda Estela de Condensación (contrail) en el cielo es un ataque contra la Humanidad, pero hay ejemplos probados de una geo-ingeniería que está ocurriendo. Los científicos del cambio climático en Harvard están incluso hablando abiertamente de rociar materia particulada en la atmósfera para bloquear al Sol [1], y programas de modificación meteorológica han sido dirigidos por el gobierno estadounidense desde 1953. A pesar de ello todavía nos dicen que todo es una absurda teoría de conspiración. Si es todo inocuo, ¿por qué el encubrimiento?.

[1] http://www.naturalnews.com/2017-05-04-geoengineering-long-denounced-as-a-conspiracy-theory-now-openly-advocated-by-harvard-scientists-to-alter-the-climate.html

5) Desforestación Masiva

     La remoción de árboles es sin duda uno de los peores conductores de sequías, nevadas reducidas en las montañas e inestabilidad del clima, y sin embargo los ecologistas raramente señalan la desforestación como una fuente de problemas climáticos. En vez de eso, ellos culpan al dióxido de carbono, la misma molécula que es necesaria para hacer crecer de nuevo los bosques y re-verdecer el planeta. La respuesta a los problemas del clima, resulta, se encuentra en gran parte en apoyar la reforestación.


6) Contaminación de Alimentos y Suelos con Metales Pesados

     Casi nadie del movimiento "ambientalista" habla alguna vez de la contaminación con metales pesados de nuestros suelos y alimentos. En cambio, nos dicen que el dióxido de carbono es el problema... pero de alguna manera el plomo y el arsénico en las cosechas de arroz no importan en absoluto. Éste es todavía otro ejemplo de cómo los sectarios del "cambio climático" están irracionalmente preocupados por ilusiones mientras ignoran la realidad. En el mundo real hay plomo, arsénico, cadmio y mercurio en el suministro de alimentos ¡ahora mismo! Usted está COMIENDO tóxicos venenos, y muchos súper-alimentos orgánicos están contaminados más allá de lo que se pueda creer. Fue sólo hace tres años que mi laboratorio identificó altos niveles de plomo y mercurio en los productos proteínicos de arroz "NO PROCESADO" Garden of Life, que es, a propósito, la razón por la cual dicha empresa abandonó la proteína de arroz y se cambió a la proteína de arveja.


7) Cultivo al Aire Libre de Vegetales Genéticamente Diseñados

    ¿No es interesante que los activistas del "clima" por lo general ignoren la amenaza representada por los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) que pueden difundir la contaminación genética? De alguna manera, toda esa preocupación por el medioambiente casi nunca trata con la amenaza mucho más seria de la contaminación genética a partir de organismos que se auto-replican, lo que podría contaminar las cosechas de alimentos del mundo. Tanto como aprecio a los activistas anti-OGMs, sigo preguntando: ¿Dónde están los "ambientalistas" cuando se trata de los OGMs?.


8) Generalizada Contaminación Farmacéutica por los Desechos de su Manufactura y los Desechos del Consumidor

     Los medios predominantes de comunicación son fuertemente financiados por las compañías farmacéuticas, lo cual explica por qué ellos nunca presentan historias investigativas que expongan el extenso daño medioambiental causado por los fármacos tóxicos de la Gran Industria Farmacéutica. No son sólo los fármacos que usted consume los que terminan en las fuentes de agua potable. También las operaciones de manufactura de los fármacos arrojan enormes cantidades de tóxicos productos químicos farmacéuticos a los cursos de agua, contaminando ríos y océanos.


9) Contaminación con Mercurio en Tapaduras Dentales y Vacunas

     ¿No es interesante que los ecologistas estén aterrorizados por el mercurio en el atún, pero a menudo no dicen nada en absoluto sobre el mercurio INYECTADO en niños en la forma de Timerosal, un preservante común de las vacunas? Del mismo modo, usted casi nunca escucha a los ecologistas hablando de la extendida contaminación con mercurio en las tapaduras dentales. ¿Dónde están las marchas contra la Asociación Dental Estadounidense (ADA) por rechazar reconocer la toxicidad del mercurio en tapaduras de "plata" (que tienen mercurio en un 50%, a propósito, pero los dentistas las llaman "amalgamas" para esconder la verdad sobre su composición)?.


10) Pesticidas y Herbicidas en el Suministro de Alimentos

     Acerca de este punto, usted realmente oye a los ambientalistas hablando claro, pero los medios de comunicación permanecen casi universalmente silenciosos con respecto a este envenenamiento masivo del suministro de alimentos. De alguna manera, se supone que todos nosotros deberíamos estar aterrorizados por el "cambio climático" al mismo tiempo que obedientemente comemos venenosos pesticidas que están en nuestros alimentos, inconscientes de la realidad de que nos estamos matando a nosotros mismos en este momento... no preocupándonos de los próximos cien años.


Conclusión: La corriente principal del "ambientalismo" es conducida completamente por la política, no por una evidencia científica de algún daño.

     Cuando usted comprende cómo la corriente principal del "ambientalismo" en realidad se trata de cuestiones definidas y seleccionadas en gran parte basadas en un pensamiento ilusorio a la vez que ignora las amenazas REALES para nuestras vidas, nuestros suelos y nuestros ecosistemas planetarios, se hace abundantemente obvio que la corriente principal del "ambientalismo" es un fraude.

     Los defensores del ecologismo son burócratas, políticos, propagandistas académicos y voceros de los medios de comunicación de "noticias falsas". La etiqueta de "ecologismo" es usada para oprimir y controlar a la gente más bien que para solucionar problemas genuinos que enfrentamos a través de nuestro planeta. En vez de reconocer las amenazas de los pesticidas en nuestra comida, del mercurio en la odontología moderna, y del tóxico bio-fango (biosludge) usado como fertilizante en las granjas, se nos dice que sólo el "cambio climático" merece nuestra atención, aun cuando sus afirmaciones son, antes que nada, completamente falsas y carentes de toda ciencia creíble [2].

[2] http://www.naturalnews.com/2017-06-04-global-warming-hockey-stick-data-founded-fraud-computer-models-hacked-to-produce-warming-trend-from-any-data-set.html

     Si usted quiere ser un verdadero medioambientalista, resulta, usted tiene que rechazar toda la propaganda predominante y trabajar para detener las verdaderas fuentes de contaminación y degradación ambiental, desde las tapaduras dentales con mercurio hasta los OGMs. Sólo entonces usted califica como un verdadero "conservacionista" que se preocupa por el planeta. Todo lo demás es sólo señalización virtual y hueca verborrea de conformistas ignorantes que quieren que sus amigos piensen que ellos son enteramente "verdes" siendo que son realmente sólo un rebaño obediente que repite la propaganda que proviene de "fuentes oficiales".–






1 comentario:

  1. http://cosmicconvergence.org/?p=19519
    Attenzione pero' che dopo un periodo di riscaldamento potrebbe esserci un periodoi di raffreddamento.

    ResponderEliminar